Panorama Internacional: semana del 27 de abril al 1 de mayo de 2015

Shinzo Abe visita Estados Unidos

Esta semana, el primer ministro japonés Shinzo Abe realizó una visita de Estado a Washington en la cual se reunió con el presidente Barack Obama. El pasado martes, durante una conferencia de prensa conjunta en la Casa Blanca, Obama y Abe anunciaron  que no se opondrían a la creación del Banco Asiático de Inversiones e Infraestructura (AIIB) liderado por Beijing, lo cual podría ser síntoma de varios puntos. Primero, el hecho de que Abe no vocalizara su descontento puede ser señal de que las tensiones entre Japón y China se estén mitigando en los meses recientes. Segundo, el cambio de postura del presidente estadounidense y el mandatario japonés frente al AIIB puede tener que ver con la rapidez con la que está creciendo dicha entidad financiera, y que su membresía incluya aliados de EUA como el Reino Unido.  Tercero, existe una posibilidad de que Estados Unidos tema que el AIIB pueda llegar a significar un declive de su influencia global, por lo que la administración Obama podría buscar tomar un rol más activo dentro del mismo.

Un motivo importante de la visita fueron las negociaciones del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP, por sus siglas en inglés), en las cuales hubo progreso, pero no se logró alcanzar ningún acuerdo ya que todavía existen diferencias significativas entre ambos países referentes  a ciertas cuestiones económicas como la industria automotriz. También se discutió la posibilidad de incrementar la cooperación bilateral en materia de defensa.

El miércoles, Shinzo Abe hizo historia al ser el primer líder japonés en dirigirse a ambas cámaras del Congreso estadounidense. En su discurso, el político nipón intentó persuadir al Congreso norteamericano del Acuerdo planteándolo, no solo en términos económicos, sino también en términos de seguridad. Abe también ofreció una disculpa por las acciones japonesas durante la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, dicha porción de su enunciado fue fuertemente criticada en China y Corea del Sur por no ser suficientemente explícito y por no ofrecer el mismo nivel de condolencia a las acciones tomadas por su país contra la población civil china y surcoreana, incluyendo cuestiones de esclavitud sexual.

Obama_Shinzo Abe_AFP

(Foto: AFP)

 

Escándalo de espionaje BND-NSA

En los últimos días se ha revelado información que indica que los servicios de inteligencia alemanes (Bundesnachrichtendienst, o solamente BND) habrían espiado a estados aliados de la Unión Europea, entre ellos Francia. Es posible que dicha agencia filtrara información a otras instituciones estadounidenses como la Agencia Nacional de Seguridad (NSA, por sus siglas en inglés) desde 2002. La información difundida por medios como el semanario Der Spiegel indica que oficiales de la BND entregaron protocolos de información y números telefónicos de altos funcionarios europeos a la NSA.

El ministro de interior alemán, Thomas de Maizière,  se  encontró al centro de la controversia al ser acusado de encubrir información con respecto a la cooperación bilateral en materia de inteligencia, y de haber sabido acerca de las operaciones de la NSA en Alemania desde al menos el 2008. De Maizière ha negado la veracidad de los reportes, tachándolos de falsos, pero se ofreció a aclarar la situación de manera confidencial ante la Comisión de Intelifencia del Bundestag, la cual fue creada tras las revelaciones de Edward Snowden.

Esta noticia generó enojo entre la oposición, la cual ha exigido aclaraciones al del gobierno de la canciller Angela Merkel, y exhortaron a la líder alemana a pedir una disculpa a los países afectados.  Por su parte, empresas europeas que fueron afectadas por el espionaje de la BND externaron su descontento. La empresa aeroespacial Airbus anunció el jueves que planeaba levantar una queja ante las autoridades de Alemania por este motivo. El escándalo podría también tener serias implicaciones para la relación bilateral París-Berlín. Hasta el momento, gobierno francés no ha emitido ningún comunicado al respecto.

(Foto: Bilds)

Tensiones en Baltimore

Tras la muerte del joven afroamericano Freddie Gray por heridas presuntamente ocasionadas por policías, Baltimore fue testigo de disturbios y agitación social. Lo que comenzó como una protesta generalizada se tornó en violencia sin control, producto de los enfrentamientos entre la policía y civiles que saquearon y dañaron propiedad privada.

Este martes, el presidente Obama emitió un comunicado en el que condenó las acciones violentas de algunos de los involucrados y la brutalidad de la policía local. Destacó, de igual forma, la importancia de reformar el sistema policial para evitar casos como el de Gray, y de atener a las causas de raíz como la pobreza y la falta de oportunidades.

Muchos comentaristas destacaron que la muerte del joven de origen afroamericano y las protestas que esto desencadenó no fue un caso aislado. Éstas son un acto reflejo de los problemas raciales que han afectado a Estados Unidos por décadas, incluyendo una serie de actos de violencia policial con presuntos motivos raciales que han tenido lugar en los últimos meses.  Otras voces han hablado sobre el contexto particular de las disparidades socioeconómicas y la segregación que han existido en la ciudad de Baltimore, la cual también fue escenario de grandes disturbios en 1968, posteriores al asesinato del emblemático Dr. Martin Luther King Jr.

(Foto: Stripes)

(Foto: Stripes)

Leave a Reply


ocho − 7 =