Panorama Internacional: semana del 23 al 27 de febrero de 2015

La crisis política en Venezuela

La situación en Venezuela se ha complicado en los últimos días. El país atraviesa una crisis económica, política y social que ha disparado los niveles de violencia, represión e intimidación. El arresto del alcalde de Caracas, Antonio Ledezma así como el asesinato del joven estudiantil de 14 años Kluvier Roa, puso en evidencia la tensión que se vive en el país.

Por su parte, el presidente Nicolás Maduro acusó a los gobiernos de Estados Unidos, España y Colombia de formar una alianza para intentar derrocar su gobierno. Sus declaraciones vinieron acompañadas de sanciones diplomáticas, como la reducción del personal de la Embajada de Estados Unidos en Venezuela y la implantación de un sistema de visado para visitantes de Estados Unidos, hasta ahora exentos de ese documento.

Dichas medidas fueron tomadas con sorpresa y preocupación por parte de la comunidad internacional, la cual condenó los hechos recientemente ocurridos. El presidente colombiano Juan Manuel Santos negó que desde Colombia exista “complot alguno contra ningún Gobierno” y se ofreció como mediador para solucionar el conflicto de una manera democrática.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos expresó su preocupación por la situación del Estado de Derecho que se vive en el país sudamericano y condenó las detenciones arbitrarias de los miembros de la oposición. A dicho llamado se sumaron organizaciones por los derechos humanos como Human Rights Watch y Aminsitía Internacional.

Por su parte, Carlos Vecchio, el número dos del partido opositor venezolano Voluntad Popular, (cuyo líder Leopoldo López, lleva un año encarcelado) viajó recientemente a Washington; donde exhortó al secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, a ponerle un alto a la represión que se vive en Venezuela.

La amenaza del Estado Islámico

Esta semana, el Estado Islámico difundió un video donde aparecen supuestos miembros yidahistas destruyendo piezas milenarias de un museo de Mosul, al norte de Irak.  La directora general de la UNESCO, Irina Bokova,  declaró que “Este ataque es mucho más que una tragedia cultural”, es también un problema de seguridad porque incendia el sectarismo y el extremismo violento en el conflicto de Irak”. Por su parte,  Axel Plathe, director de la oficina de la UNESCO en Irak, declaró  que si se “Si se confirma la autenticidad de las esculturas y estatuas, este ataque sería un desastre y revelaría la voluntad de ese grupo de llevar a cabo no sólo una limpieza étnica sino también una limpieza cultural.”

A este ataque se suma el secuestro de entre 250 y 300 cristianos asirios, debido al avance del grupo terrorista en el norte de Siria. Según los combatientes del Consejo Militar Asirio, la captura de dichos rehenes es una respuesta del EI ante el avance kurdo por dicha zona.

Por otro lado, el verdugo conocido como John el Yidahista (el cual aparece en la mayoría de los videos del EI) ya fue identificado. De acuerdo con fuentes estadounidenses,  el verdugo es Mohammed Emwazi, un veinteañero británico, nacido en Kuwait, que creció en una familia acomodada del oeste de Londres y que se licenció en informática en la universidad de Westminster.

¿Un acuerdo para Grecia?

El gobierno de Atenas mandó a Bruselas su plan de reformas para solicitar una ampliación de la ayuda financiera. El FMI, la Comisión Europea y el Banco Central Europeo aceptaron el trato con ciertas reservas pero expresaron que era una lista “suficientemente completa.”

Entre las reformas propuestas por Grecia se incluye un cambio en el IVA para luchar contra la evasión fiscal y, en general, se pone el acento en la lucha contra el fraude en los impuestos. De igual manera, el Gobierno se compromete a crear un consejo fiscal independiente, y a introducir medidas de ahorro en el 56% del gasto que no afecta a pensiones ni a sueldos.

No obstante, la decisión no fue enteramente aceptada por ciertos países de Europa, tal es el caso de España y Portugal, dos de los socios que más reticencias plantearon sobre el plan de reformas que el Gobierno griego remitió a Bruselas.

De igual manera, el acuerdo trajo consigo los primeros roces en el partido de izquierda Syriza, donde varios miembros destacados criticaron el acuerdo que Tsipras llegó con con el Eurogrupo.

 

Leave a Reply


7 + = trece