Panorama Internacional: Semana del 10 al 16 de enero 2015

La gira del Papa Francisco por Asia

 

El lunes 12 de enero de 2015 marcó el inicio de la segunda gira asiática del Papa Francisco, comprendiendo a Sri Lanka y Filipinas. Esta visita dejó en claro que el Papa Francisco ha priorizado el continente asiático, abandonando así la visión predominantemente eurocentrista que ha marcado a otros líderes de la fe católica.

En la primera fase de la gira, en Sri Lanka, el Papa Francisco se refirió a la guerra civil que achacó a ese país por 26 años. El Papa Francisco refirió que la única forma de encontrar la reconciliación tras años de conflictos es mediante la verdad. De esta forma, el líder religioso apoyó –si bien indirectamente– la necesidad de completar las investigaciones sobre los asesinatos cometidos tanto por el gobierno como por sectores tamiles.

En su visita, el Papa Francisco participó en una reunión con diversos líderes religiosos, canonizó al misionario del siglo XVII Joseph Vaz, convirtiéndolo en el primer santo originario de Sri Lanka, y participó en celebraciones religiosas en el norte del país, una región mayoritariamente tamil. En Sri Lanka, tan solo 7% de la población (de un total de 21 millones) practica la religión católica, mientras que 70% son budistas, 13% hinduistas y 10% musulmanes.

Una de las declaraciones del Papa Francisco con mayor eco sucedió durante su viaje de Sri Lanka hacia Filipinas. Al ser cuestionado sobre los atentados en Francia en contra de los periodistas de la publicación Charlie Hebdo, el Papa aseguró que asesinar en el nombre de Dios es un error, pero que provocar mediante el menoscabo de religión alguna también lo es. El Papa aseguró que todo individuo tiene el derecho de expresar sus pensamientos pero que esta acción no debe causar ofensa y ha de hacerse en respeto de la dignidad humana. Este último comentario generó controversia, centrando el debate en la libertad de expresión.

Filipinas, en contraste con Sri Lanka, es un país mayoritariamente católico (80% de la población) y tiene una de las poblaciones católicas más grandes del orbe (70 millones), por lo que es un pilar del catolicismo romano en Asia. La llegada del Papa Francisco a Filipinas, en donde fue recibido por el cardenal Luis Antonio de Tagle, marcó la primera visita papal a ese país en 20 años. Esta visita se da en el marco de controversias religiosas en las Filipinas, emanadas sobre todo de una ley recientemente aprobada –y denunciada por diversos sectores– que promueve la distribución gratuita de anticonceptivos para las mujeres filipinas. El Papa manifestó su apoyo en contra del uso de anticonceptivos, en lo que fue su declaración más enérgica en relación al tema hasta ahora.

Durante su mensaje en el palacio presidencial de Malacañán, el Papa Francisco convocó a la sociedad filipina a rechazar cualquier forma de corrupción que desvíe recursos de los pobres. En ese mensaje, el Papa Francisco también instó a la audiencia, entre los que se encontraba el presidente Benigno Aquino III, a mantener altos estándares de honestidad, integridad y compromiso por el bien común.

En su segundo día de visita en Filipinas, el Papa Francisco elogió la contribución de los migrantes filipinos para su sociedad y el valor con que afrontan las condiciones que enfrentan. Más tarde, el Papa se reunió con 200 familias filipinas y dirigió un mensaje público –se estima que más de 12 millones de personas se congregaron para escucharlo– en el que defendió los derechos de los migrantes y trabajadores vulnerables, temas que ha posicionado como centrales en su papado.  De acuerdo con la agenda oficial, se prevé que el sábado, último día de su visita, el Papa rinda tributo a los sobrevivientes del tifón Hiayan, que mató a más de 6, 000 filipinos en noviembre de 2013.

 

El Primer Ministro Cameron visita Washington

El 15 de enero de 2015 el primer ministro David Cameron comenzó una visita de dos días a los Estados Unidos. El Primer Ministro se ha reunido con Barack Obama, con quien ha discutido temas económicos, de terrorismo y ciberseguridad, entre otros. Los líderes conversaron sobre mecanismos para impulsar las economías de ambos países, protegiéndolas de la incertidumbre que ha generado la notoria caída de los precios del petróleo.

Los mandatarios respaldaron a Francia, criticaron los ataques terroristas perpetrados en la capital de ese país, y aseguraron que sus respectivos países utilizarán todos los recursos a su alcance para combatir el terrorismo global. Tanto el primer ministro como el presidente expresaron su reproche al radicalismo islámico emanado de “distorsiones” en sus interpretaciones religiosas.

Ambos líderes se pronunciaron en relación a las tensiones con Rusia e Irán. En el primer caso, el presidente Obama y el primer ministro Cameron acordaron mantener las sanciones económicas hasta que el ejército ruso se retire de Ucrania. En cuanto a Irán, ambos se pronunciaron a favor de que el Congreso de Estados Unidos no imponga nuevas sanciones en su contra, facilitando así que las negociaciones nucleares en curso concluyan con éxito.

En un anuncio que ha llamado la atención, los mandatarios anunciaron que sus gobiernos trabajarán en conjunto para combatir los ciberataques en contra de sus países. Esta cooperación incluirá la realización de simulacros conjuntos sobre ataques potenciales en contra de Wall Street y el Banco de Inglaterra, entre otros aspectos.

La unidad conjunta de ciberseguridad facilitará el intercambio de información entre la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos y la Oficina Central de Comunicaciones Gubernamentales del Reino Unido. Esta cooperación deberá expandirse al sector privado, señaló el primer ministro Cameron. Debido al papel fundamental que tienen empresas como Google, Facebook y Tuiter, cualquier esfuerzo por mejorar la seguridad en línea habrá de coordinarse con dichas instituciones.

 

El gobierno palestino denuncia a Israel ante la Corte Penal Internacional (CPI)

La CPI ha decidido evaluar la denuncia presentada por el Gobierno palestino contra Israel por presuntos crímenes de guerra cometidos en Gaza y en Jerusalén del este. La CPI determinará si los hallazgos preliminares sobre el caso ameritan una investigación completa, lo que podría resultar en acusaciones contra Israel, el Gobierno palestino, o individuos particulares.

Mahmoud Abbas, presidente de Palestina, ha solicitado a la CPI que investigue los “crímenes” cometidos en los territorios ocupados de Palestina desde el 13 de enero de 2014. El presidente de Israel, Benjamín Netanyahu, ha declarado que las acusaciones son “absurdas” y “escandalosas”. Por su parte, el gobierno de Estados Unidos ha llamado a esta medida “contraproducente”, argumentando que tendrá un impacto negativo en las negociaciones de paz. Entretanto, el gobierno de Israel ha suspendido la entrega de 127 millones de dólares en impuestos recaudados a cuenta de la Autoridad Palestina.

El caso se encuentra ahora en las manos de Fatou Bensouda, fiscal jefe de la CPI. Bensouda decidirá si hay suficientes indicios de delitos que permitan avanzar en las investigaciones. Los resultados, que pueden demorar meses o años, también podrían llevar a acusaciones en contra de Palestina por sus ataques en contra de Israel.

 

Leave a Reply


7 − = seis