Entrevista a Rina Mussali sobre la Cumbre Iberoamericana 2014

9 de diciembre de 2014

1.        ¿Cuáles son los antecedentes de la Cumbre Iberoamericana y cuál es su importancia en la actualidad?

Es el foro más antiguo de interacción entre España y Portugal con sus antiguas colonias latinoamericanas. Es un foro de diálogo, de concertación política y de cooperación multivariada, en donde varias aristas de cooperación tienen lugar. Es un foro en el que participan 22 países, 3 de la península ibérica, España, Portugal y Andorra; así como 19 países de América Latina.

La cumbre comenzó hace 24 años en Guadalajara, México, convirtiéndose años más tarde en conferencia, incorporando así diversas iniciativas y programas en conjunción con varios organismos iberoamericanos. Ahora el reto es convertir este mecanismo en una comunidad con un lugar esencial en el proceso de integración regional, tomando en cuenta que se comparten importantes elementos culturales.

La importancia de este espacio surge de varios factores. Representa 9% de la población mundial, 15% del territorio global y el 10% del PIB mundial. Además, 25% de la población iberoamericana se compone de jóvenes. Este es un dato esencial si se considera el bono demográfico de América Latina y, más ampliamente, del espacio iberoamericano.

Me parece muy interesante destacar algunas ideas que manejó Idelfonso Guajardo, secretario de Economía, en el Encuentro Empresarial Iberoamericano que tuvo lugar dos días antes de la Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno. El secretario Guajardo habló del bono demográfico, que como sabemos en México representa que la fuerza laboral crece sustancialmente, lo que no puede ser desperdiciado. Además, América Latina tiene un bono energético muy importante, ya que en la región se encuentra 20% del gas y el petróleo a nivel mundial.

En términos de cultura, de identidad latinoamericana, así como en innovación, la región es fundamental. Iberoamérica ha producido 12 premios Nobel de Literatura.

Me parece que la Cumbre Iberoamericana es un foro que no sólo debe verse como una cumbre, es decir, dándole tanta importancia a la asistencia de jefes de Estado y de Gobierno, sino considerando todo el proceso alrededor en términos preparatorios, algo que usualmente no se ve. En 2014, decía por ejemplo Vanessa Rubio, subsecretaria para América Latina de la Cancillería de México, hubo 12 reuniones ministeriales entre miembros de la Secretaría Iberoamericana. Estas reuniones incluyeron la presencia de ministros de ciencia, tecnología, innovación, cultura, educación, salud, etc. Es decir, hay muchísimo bagaje tanto de temas como de cooperación que de una u otra forma inciden en este espacio.

 2.      Los principales temas de la Cumbre de este año son educación, cultura e innovación. ¿Por qué elegir estos temas y cuál es su trascendencia?

Estos tres temas son capitales para el futuro, al estar relacionados muy de cerca con el crecimiento y el desarrollo económico. Por eso son temas tan importantes.

Me parece que muchos de los temas más importantes de esta cumbre se mencionaron en el Encuentro Empresarial. Primero, se dijo que frente a la desaceleración económica del mundo y el freno del auge de la economía de América Latina –porque ha gozado del auge del precio de las materias primas–, la región tiene que priorizar la educación y la innovación para seguir creciendo. Este es un rubro en el que la región ha reprobado, teniendo aún muchas tareas pendientes. México, por ejemplo, tiene un presupuesto de 0.4% del PIB en materia de investigación y desarrollo. Esta es una muestra de que los países de América Latina tienen una baja inserción en la economía del conocimiento.

América Latina invierte muy poco en educación. La región también requiere más emprendedurismo, siendo este otro de los mensajes clave que se han mencionado en la Cumbre. Es decir, la región no aplica el conocimiento y la innovación para la creación de valor y para la exportación de este hacia otras regiones. América Latina se ha fincado en los altos precios de las materias primas, haciéndose entonces muy vulnerable a los vaivenes del mercado internacional.

El segundo mensaje esencial del Encuentro Empresarial es que el comercio intrarregional en América Latina es apenas de 19% del total regional, cuando en Europa es de 60% del total y en Asia Pacífico de 40% del total. Aquí hay una gran asignatura pendiente. A América Latina le falta más conectividad, más productividad, más encadenamiento de empresas. Entonces, esto quiere decir que la integración Latinoamericana está caminando con problemas y severos obstáculos.

Los divisores son claros. América Latina es una región heterogénea y dispar. Sin embargo, en esta diversidad encontramos también riqueza. Aunque no por ello hemos de ignorar las diferencias. América Latina muestra proyectos políticos distintos que van desde la derecha más conservadora hasta gobiernos que practican el socialismo bolivariano del siglo XX. Existen, en términos económicos, bloques como Mercosur, que está ligado a China, y la Alianza del Pacífico, ligada a Estados Unidos. Entonces, se observa que cada propuesta económica está anclada a otra propuesta geopolítica y que los países de América Latina no caminan siempre en sincronía.

El peso del color político y de las ideologías sigue siendo algo difícil de superar en América Latina. En contraste, se observa que en regiones como Asia, a partir de las ideologías, el continente continúa avanzando en la integración económica.

Otro aspecto que me llama mucho la atención es el llamado que realiza el presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, que hace un llamado a disminuir el presupuesto militar en América Latina. El presidente Solís afirmó que América Latina invierte demasiado en armamento cuando esos recursos pueden utilizarse para el sector productivo y social. Entonces, también está este tema que es crucial. América Latina, en efecto, ha echado a andar el presupuesto militar, creciendo en una espiral armamentista. El presidente de Costa Rica, a partir de las particularidades de ese país, hizo un llamado importante que no debe pasar inadvertido.

3.      Ante las grandes diferencias en América Latina a las que alude, en términos políticos, económicos, sociales, etc., ¿realmente puede la Segib unir a los países de Iberoamérica en un proyecto común?

Hay que esperar a la publicación de la Declaración y el Plan de Acción Conjunta que serán presentados al término de la Cumbre. Ahí es donde debe estar la mirada porque ahí están los entregables. Pero sí me parece que es un espacio viable que, aunque también está en un momento complejo, está buscando posicionarse mediante la creación de proyectos interesantes.

Hay una gran variedad de espacios latinoamericanos y centroamericanos que tienen lugar en paralelo a la Conferencia Iberoamericana, como Mercosur, Unasur, etc. De manera que la Conferencia Iberoamericana tiene que buscar su lugar en el espacio internacional. Por eso es muy importante señalar que la cumbre que actualmente tiene lugar se ha denominado la Cumbre de la Renovación. Así, esta cumbre busca desmarcarse de un carácter desangelado de otras que se han llevado a cabo en el pasado. Esa es la bandera que se maneja, buscando dotar a la Conferencia de un nuevo sentido, de replantearla de cara a los cambios globales y el futuro. Y aquí hay una pregunta fundamental que se hace la Segib y que me parece que es muy importante: cómo traducir los cambios globales en el diseño institucional. Es decir, cómo actualizar las instituciones de cara a lo que vivimos en el siglo XXI. Esto es fundamental porque en muchos casos, en el siglo XXI tenemos instituciones del siglo XX, lo que supone un gran rezago.

A partir de la Cumbre de Cádiz, en 2012, la Segib comienza un proceso de reforma y renovación que se sustenta en el Informe Lagos. Este es un informe en el que participó Enrique Iglesias, quien dirigiera la Segib por 10 años, Patricia Espinosa, ex Canciller de México, y el ex presidente de Chile, Ricardo Lagos.

Ahora, ¿Por qué hablar de renovación en este momento? Porque es necesario renovar el liderazgo de la Segib. Después de 10 años en que estuvo Enrique Iglesias al frente de la institución, ahora se renueva el liderazgo con la llegada de Rebeca Grynspan, una figura con gran experiencia. Otra muestra de esta renovación es la presencia del Rey Felipe VI de España, quien se estrena por primera vez en la Cumbre. En el caso del rey Felipe VI, es muy interesante recordar que la monarquía española ha sido artífice esencial de las relaciones entre América Latina y España, promoviendo ampliamente la cooperación.

Otro ámbito de renovación se relaciona directamente con la organización de las Cumbres, hasta ahora realizadas de manera anual. A partir de este año las cumbres se realizarán cada dos años en aras de alternarse con aquellas entre la Celac y la Unión Europea. Este tema se vincula directamente con aquel de las ausencias en la cumbre. En este caso es importante señalar que el hecho está relacionado con la frecuencia con que se organizan las cumbres de jefes de Estado y de Gobierno. Muestra de ello es que la Cumbre de Panamá, en 2013, fue muy desangelada debido a la ausencia de 12 mandatarios. De manera que se entiende la necesidad de renovación.

Otro dato interesante es que a partir de ahora se dará una reforma en términos de las aportaciones presupuestales y de cuotas. Tradicionalmente, los países de la península Ibérica financiaban 70% del apoyo económico y América Latina el 30% restante. Ahora, se busca una nueva fórmula de 65% – 35%, en la que los países de América Latina asuman un papel más fuerte en términos de financiamiento. Este hecho es de gran importancia si consideramos los difíciles momentos que han atravesado –y atraviesan– España y Portugal, que siguen padeciendo los efectos adversos de la crisis económica en la eurozona. Esto pese a que ahora se estima que España será el país con mayor crecimiento económico en Europa en 2015.

 4.       ¿Cuál es su percepción del cambio de liderazgo en la Segib? ¿Percibe usted una nueva dirección en su desarrollo institucional?

Hay un cambio muy afortunado. Rebeca Grynspan es una mujer apasionada, innovadora y con una enorme experiencia. Su liderazgo comienza a mostrarse en elementos tangibles. Por ejemplo, se espera que sea lanzado un programa de movilidad académica para los próximos 5 años, que incorporará un intercambio de talento, más allá de estudiantes, incorporando también a profesores e investigadores. Esto puede ser un elemento importante para el crecimiento económico. De forma similar y vinculada con lo anterior, en el Foro Empresarial se habló de otra iniciativa muy importante en relación a la movilidad de líderes y dirigentes de empresas.

Otra medida muy interesante emana de un espacio que se suscitó ayer con el propósito de repensar el espacio iberoamericano. Surge así el anuncio de la Tarjeta Joven Iberoamericana – una tarjeta de descuento de servicios educativos y culturales con la que se busca forjar el primer paso para generar un programa similar al de la Unión Europea, Erasmus. Alrededor de mil universidades de Iberoamérica se han incorporado a esta nueva iniciativa, de manera que puede tratarse de un programa con un gran impacto.

Me parece que el liderazgo de Rebeca Grynspan ha sido muy importante. Desde que asume el cargo de la Secretaría General Iberoamericana a finales de marzo de este año, Rebeca Grynspan se ha reunido con una amplia gama de líderes con el objetivo de pulsar la situación regional y entender el sentir de los mandatarios. Esta estrategia le ha permitido generar la posibilidad de renovación de la que hemos hablado.

 5.      ¿Qué papel tiene la juventud en la Cumbre Iberoamericana?

Se han reunido los ministros para la juventud en esta Cumbre. De forma similar, el día de ayer participaron jóvenes expositores en un foro moderado por Alejo Ramírez, el secretario general del Organismo Iberoamericano de la Juventud. En este espacio se ejemplificaron diversas prácticas de éxito que han seguido algunos jóvenes iberoamericanos en los ámbitos de la innovación, la tecnología y el emprendimiento. Asimismo, han sesionado varios grupos de jóvenes, discutiendo sobre diversos temas vinculados al desarrollo de Iberoamérica.

 6.      ¿Qué papel han tenido las discusiones de equidad de género y educación en la Cumbre Iberoamericana 2014?

Es un tema que ha ganado gran exposición debido a la amplia experiencia de Rebeca Grynspan en ámbitos vinculados a la equidad de género y la educación a nivel mundial. En esta cumbre se han llevado a cabo importantes reuniones sobre la transversalización de la perspectiva de equidad de género en el espacio Iberoamérica. Se lleva a cabo un proceso de diseño y evaluación de iniciativas en relación al tema que muy posiblemente se anunciaran en la clausura de esta cumbre, junto con la Declaración.

Cabe mencionar que Vanessa Rubio ha tenido un papel muy importante en destacar los temas de equidad de género, fortaleciendo así el papel de México en la presidencia Pro Témpore de la Cumbre. Se trata de temas que seguirán cobrando gran importancia y que, sin duda, serán impulsados por la amplia experiencia de Rebeca Grynspan.

 7.       ¿Cómo se ha vinculado a la sociedad civil en esta Cumbre Iberoamericana?

Tuvo lugar la reunión de empresarios a la que ya hemos aludido y, además, el Foro de Comunicación. Este foro reunió a líderes en el sector de las comunicaciones con el propósito de analizar y debatir cuáles son las grandes transformaciones que tienen lugar en el mundo de la comunicación y qué pasos deben darse hacia el futuro, sobre todo ante el relevante papel de las tecnologías de la información y la comunicación.

 8.      ¿Qué acuerdos podemos esperar al término de la Cumbre Iberoamericana 2014?

Como comentamos, viene un gran programa de movilidad académica y de talentos en el que podrían participar más de 200 mil personas en los próximos 5 años. Se anunciará también el acuerdo sobre movilidad de directivos de empresas y de prácticas laborales. Habrá que esperar a que los Jefes de Estado y de Gobierno aprueben el Plan de Acción Conjunto. Al término de la cumbre será necesario revisar los documentos y hacer un análisis sobre los pasos alcanzados.

9.      ¿Qué nos dice del contexto político y económico en el que se da la Cumbre Iberoamericana 2014?

Hace 24 años, cuando se dio la primera Cumbre Iberoamericana, el mundo era completamente distinto. En aquel entonces se veía la caída del Muro de Berlín y la desintegración de la Unión Soviética. En ese momento Europa también experimentaba un importante proceso de integración económica y comercial, un verdadero experimento supranacional que se convirtió en un referente.

Tras 24 años es importante preguntarse en dónde está América Latina. La región es ahora más próspera, aunque sabemos que actualmente su economía se ralentiza. Tenemos una América Latina menos pobre, menos desigual, con una nueva clase media emergente, con una ciudadanía más informada gracias a la revolución de las comunicaciones, y en donde la regla es la vía democrática.

Dentro de las asignaturas pendientes existen aún democracias electorales que tan solo cumplen en la formalidad. Hace falta transitar hacia las democracias ciudadanas y participativas. Esta es una de las asignaturas pendientes. Pese al éxito económico de la región, en el contexto político hay un rezago.

Este rezago aludido se acompaña por las deficiencias en los sistemas de justicia y el respecto a los derechos humanos. Es decir, estamos viviendo un malestar ciudadano en muchos países de América Latina. En muchos países hay también un gran desprestigio de la política y el sector político, así como cuestionamientos al uso del poder.

Además, la vigésimo cuarta Cumbre Iberoamericana se da en un contexto de grave corrupción, incluyendo a todos los países iberoamericanos, incluso España y Portugal. Muestra emblemática de ello son los escándalos en Petrobras que dificultó la reelección de Dilma Rousseff.

México no es la excepción. No sólo se han presentado graves escándalos de corrupción, sino que también persiste una crisis de seguridad, agravada recientemente por los hechos de Ayotzinapa y Tlatlaya. Son horas de indignación, de dolor y de malestar para los mexicanos. Es un momento que, además, ha levantado el escrutinio del mundo que ahora observa a México muy de cerca.

 10.   ¿Cuáles son las perspectivas económicas para América Latina y los países de Iberoamérica?

El PIB de América Latina se ha cuadruplicado en los últimos 25 años. 60 millones de individuos han logrado salir de la pobreza y se ha empoderado la clase media. La gran pregunta es si en momentos de auge y bonanza los países de América Latina instrumentaron políticas públicas para realmente generar crecimiento y desarrollo. Es decir, si se generaron las condiciones para poder seguir desarrollando a la región o si simplemente hubo un despilfarro de recursos, como se ha visto en otros periodos históricos.

Se experimenta una ralentización de las economías sudamericanas, que tienen una importante dependencia de la demanda agregada de China, un país cuyo crecimiento económico se ha desacelerado.

Otra importante cuestión es la importancia de la caída en los precios de las materias primas. En semanas recientes hemos percibido una importante caída en los precios del petróleo, lo que afectará a países productores, por ejemplo México y Venezuela.

Las condiciones mencionadas derivan en que la región se encuentra en una verdadera encrucijada. Con el paso del tiempo veremos qué países realmente hicieron la tarea después de un auge económico. Cuando me refiero a este auge no hablo tanto de los países de Mesoamérica, sino un auge más focalizado en Sudamérica, por ejemplo en Perú y Chile, entre otros.

11.     ¿Consideras que la Segib puede complementarse con la amplia gama de foros y mecanismos de cooperación que existen en América Latina?

Existen bloques encontrados como la Alianza del Pacífico y Mercosur. La Alianza del Pacífico ha sido una sorpresa que continúa avanzando a un gran paso y que realmente ha sido muy interesante de observar, con iniciativas como la creación del MILA. En términos de innovación realmente hay que voltear a ver a la Alianza del Pacífico.

Por su parte, Mercosur atraviesa por una gran dificultad, tiene muchos problemas políticos que no permiten que avancen las agendas. Existe otra problemática que deriva de que las negociaciones comerciales con la Unión Europea no han podido concluirse tras casi 20 años de negociaciones. Además, muchos de los avances de este grupo dependerán de que haga la presidenta Dilma Rousseff en su segundo mandato y de la agenda del presidente electo Tabaré Vázquez, de Uruguay.

Aunque existen diversos conjuntos y proyectos, sí se ha avanzado en el proceso de integración latinoamericana. Existen signos alentadores, como el papel de México y de Chile por lograr la convergencia entre los diversos espacios, siendo muestra de ello la reunión entre líderes de la Alianza del Pacífico y Mercosur semanas atrás, con el propósito de explorar ámbitos de posible cooperación y compaginación de proyectos.

Leave a Reply


− cuatro = 2