Visita de Estado a Portugal y España

Alejandro Guerrero Monroy*

La visita de Estado del presidente Enrique Peña Nieto a Portugal representó un parteaguas en las relaciones diplomáticas bilaterales por dos razones. Primero porque es la primera de un mandatario mexicano en 16 años -el último en visitar Lisboa fue Ernesto Zedillo en 1998-, lo que implica una reactivación del dialogo político de alto nivel en el marco de 150 años de relaciones. La segunda razón es porque la presencia de empresas portuguesas en el mercado mexicano comienza a tener relevancia a través de tecnologías de la educación, maquinaria agrícola, infraestructura, servicios financieros, energía solar y eólica, entre otros, mientras que empresas mexicanas como Bimbo, Sigma-Campofrio, ADO-Avanza y Kidzania tienen cada vez mayor presencia en el país luso.

Portugal atravesó por una difícil etapa económica, que como consecuencia de la crisis global de 2008, provocó un alto índice de desempleo y una caída en el crecimiento económico y calidad de vida de sus habitantes. Los ajustes exigidos por Bruselas y las estrictas medidas económicas, así como la disciplina de los portugueses para capear el temporal, contribuyeron a que Portugal pudiera tener mejores perspectivas económicas y reemprender el crecimiento.

En octubre de 2013, durante su visita a nuestro país, el primer ministro Pedro Passos Coelho se mostró particularmente interesado en relanzar el vínculo entre ambas naciones y reforzar los nexos económicos y la cooperación bilateral en diversos ámbitos. Las reformas estructurales instrumentadas en México abren oportunidades para la inversión recíproca y un mayor intercambio económico, comercial y tecnológico.

La recepción al mandatario mexicano fue especialmente significativa en el Palacio de Belem por el presidente de la república Aníbal Cavaco Silva y también fue recibido en el Palacio de San Bento -sede del Poder Legislativo- por Assuncao Esteves, presidenta de la Asamblea, y por los líderes de los grupos parlamentarios con quienes tuvo un encuentro para dialogar. La cena de Estado con las comitivas fue en el Palacio de Ajuda.

Se efectuaron reuniones de trabajo entre funcionarios pares, así como entre empresarios de ambos países.

En el marco del encuentro empresarial “Oportunidades de Negocio México-Portugal”, que reunió a 300 empresarios de ambas naciones, se signó el Memorándum de Entendimiento entre Galp Energía y Petróleos Mexicanos, para identificar oportunidades de inversiones conjuntas. El país europeo tiene amplio conocimiento en exploración y perforación en aguas profundas.

Entre algunos empresarios que acompañaron al presidente en esta visita estarían Valentín Diez Morodo de COMCE, Rodrigo Alpízar de Canacintra, Enrique Solana de Concanaco, Juan Antonio González de GRUMA, Luis Zárate de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción, Pablo Azcárraga de Grupo Posadas, Alejandro Burillo de Pegaso, Guillermo Ortiz de Banorte-Ixe, Olegario Vázquez Aldir de Grupo Ángeles y José Antonio Pérez de Grupo ADO, entre otros.

En total se firmaron 12 acuerdos en materia energética, financiera, turística, de comunicaciones y educativa -Portugal es uno de los más importantes países que desarrollado nuevas tecnologías para el aprendizaje y la educación infantil-.

Entre los acuerdos suscritos, destaca el Memorándum de Entendimiento entre Bancomext y el Banco Espírito Santo de Investimento (BESI) para la negociación y posible otorgamiento de una línea de crédito para el desarrollo de proyectos sustentables que incluyan energías renovables. El país europeo tiene vasta experiencia técnica en el ámbito de energías renovables, más del 80 por ciento la energía eléctrica de Portugal se genera a partir de fuentes renovables.

Además se firmó también la Ratificación del Contrato entre Energías Renovables de Portugal e Industria Peñoles, para la construcción de una planta de energía eólica con una importante inversión lusa.

Estos instrumentos de cooperación permiten vislumbrar una relación con Portugal mucho más cercana y fructífera.

La gira del presidente Peña continúa por España, en donde lleva a cabo una visita oficial de dos días. Es relevante apuntar que desde hace tres años no se celebraba una visita de Estado a España, la última fue en abril de 2011 realizada por el emir de Qatar. En Madrid fue recibido por la Reina y el Rey de España, que celebra su último acto oficial con un dignatario extranjero en virtud de que esta semana será la proclamación oficial como Rey de Felipe VI. Durante su visita, Peña Nieto participó en la jornada “México, reformar para crecer” organizada por el diario El País y patrocinada por Acciona, BBVA, Ferrovial, Iberdrola, Indra y Telefónica y recibirá las llaves de la ciudad de Madrid. Desde el restablecimiento de las relaciones bilaterales con España, nunca había sido tan estrecha como ahora la profunda vinculación -la identidad común- en el terreno económico, político y cultural como en estos momentos.

Cabe decir que el presidente también acudió al Vaticano en visita oficial antes de aterrizar en Madrid para dialogar con el Papa Francisco sobre temas como migración y derechos humanos e invitarlo a que visite México. El trabajo de la Cancillería encabezada por el secretario Meade Kuribreña, fue impecable para que las visitas tuvieran el éxito obtenido, en un futuro no muy lejano se verán los beneficios derivados de las mismas para México.

*Politólogo, Economista e Internacionalista. @AGuerreroMonroy
 

Los puntos de vista de los Asociados y Directivos del Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales (COMEXI) representan únicamente su opinión personal. El COMEXI mantiene una posición neutral e independiente de cualquier opinión o juicio individual.

Leave a Reply


1 × = ocho