La guerra por Crimea

Lourdes Aranda 

Desde hace meses Ucrania atraviesa un periodo de gran inestabilidad política, económica y social. Sin embargo, en las ultimas dos semanas ha visto como su integridad territorial esta en grave riesgo y como, en su nombre, la guerra fría regresa a la escena mundial. La salida del cleptocrata ex presidente Yanukovych, desencadenó una serie de eventos que muy probablemente culminen con la separación de la Republica autónoma de Crimea de Ucrania y su incorporación a la Federación Rusa, bajo el argumento que la población mayoritariamente de origen ruso, se ve amenazada por las nuevas autoridades ultranacionalistas de Kiev.

¿Porque es importante Crimea en estos momentos?

Crimea no es autosostenible económicamente. Depende de Ucrania para financiar su presupuesto, no tiene agua, ni genera electricidad. Sus principales fuentes de ingreso son el turismo y sus puertos, que en caso de inestabilidad se verían seriamente disminuidos. Sin embargo, por su ubicación geoestratégica esta península ha sido motivo de invasiones, guerras y disputas, en especial desde el siglo XVIII, cuando por primera vez paso a formar parte del imperio ruso.

Para Rusia, tener control de Crimea ha sido fundamental para tener una salida al Mar Mediterráneo y así poder ampliar su poder naval. No obstante, la anexión de Crimea por parte de Rusia va mas allá, pues el derecho a que la flota rusa utilice los puertos del Mar negro ya lo tiene garantizado hasta 2042 El Presidente Putin ha buscado desde su primer mandato que su país vuelva a ser una gran potencia, que sea respetada y mas aún sea temida y Crimea es un paso decisivo en este objetivo, puesto en charola de plata por los acontecimientos en Ucrania.

La Guerra Fría fue una lucha ideológica entre capitalismo y comunismo, agravada por la amenaza nuclear. Para Putin esta es una guerra por mantener el poder y liderazgo en su esfera de influencia. El ¨ceder¨ Ucrania a Europa significaría abandonar la posibilidad de mantener el control sobre los países que integraron la Unión Soviética. Crimea es útil para mandar un mensaje claro a Estados Unidos y Europa hasta donde puede llegar si se enfrentan a sus intereses. También es útil como ficha de negociación para encontrar una solución ¨salomónica¨ al problema de Ucrania.

En esta aventura el Presidente Putin cuenta con el apoyo del poder legislativo, de la elite económica y de la opinión publica en forma mayoritaria. Ya experimentó los riesgos económicos de una amenaza militar y sabe que a los mercados no les gusta la inestabilidad, por lo que esta llevando a cabo una estrategia pausada de enfrentar a sus opositores con los hechos consumados. Así, mientras su canciller Lavrov va de país en país, reuniéndose con el Secretario de Estado Kerry y otros cancilleres europeos, las ¨autodefensas¨ y el ejercito ruso van tomando control sobre áreas estratégicas de Crimea. Putin sabe muy bien que la toma de decisiones entre las democracias occidentales no es un proceso fluido y expedito, que además no hay posiciones comunes tanto al interior de los países como entre ellos. La dependencia del gas ruso de la mayor parte de los europeos es muy grande y no tienen capacidad de cambiar de proveedor de manera rápida. El tiempo ha actuado a su favor y ha ido tomando ventaja en su posiciones estratégicas.

Ahora bien, no todo es fácil para el Presidente Putin, la incorporación de Crimea a Rusia tendría muy elevados costos económicos, como lo han demostrado la independencia de Osetia del Sur y Abjasia de Georgia, que viven prácticamente del subsidio ruso. A ello hay que agregar la grave amenaza de que le impongan sanciones económicas, pues la economía rusa esta ahora muy vinculada al exterior, en especial con Europa. Mas del 50% de su comercio es con países europeos, así como el 75 % de la inversión extranjera que recibe. Su sistema financiero y el crediticio dependen cada vez mas de operaciones realizadas a través de bancos extranjeros. Las sanciones causarían un fuerte impacto en las expectativas de crecimiento económico ruso, mismo que ha estado casi estancado en los últimos dos años. Putin ha amenazado a su vez con tomar medidas de retorsión, lo que desataría una guerra comercial. Los efectos para la economía mundial de las sanciones hacia Rusia debilitaría la incipiente recuperación económica global, por ello el retraso en imponerlas.

Es poco claro cual va a ser el resultado final de este fuerte enfrentamiento de Rusia con Ucrania y los países occidentales. Lo que se observa hasta ahora es que Putin va ganando la apuesta, aunque al final pueda ser una victoria pírrica. Lo que es casi seguro, es que los que mas perderán serán los habitantes de esta península de extensión territorial y numero de habitantes muy parecido al Estado de Hidalgo.

 

 

Los puntos de vista de los Asociados y Directivos del Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales (COMEXI) representan únicamente su opinión personal. El COMEXI mantiene una posición neutral e independiente de cualquier opinión o juicio individual.

Leave a Reply


7 + = quince