Panorama internacional: semana del 03 al 07 de marzo

Referéndum en Crimea

Tras la ocupación por parte de soldados rusos de la península de Crimea, el parlamento regional aprobó separar el territorio de Ucrania para anexarse a la Federación Rusa. Esta decisión deberá ser ratificada por medio de un referéndum que se realizará el próximo 16 de marzo. El gobierno interino ucraniano, EE.UU. y la Unión Europea se oponen a la medida adoptada por los legisladores separatistas, y la calificaron como ilegal por estar en contra de los principios del Derecho Internacional.

Por su parte, los líderes de ambas cámaras del Parlamento ruso manifestaron su apoyo a una posible anexión de Crimea, ignorando las posibles sanciones que EE.UU. y Europa impondrían por apoyar la secesión de Crimea y su integración al territorio ruso. Algunas de las sanciones que han sido impuestas por parte de las autoridades estadounidenses ya surtieron efectos en la economía rusa. El lunes pasado el mercado accionario ruso se desplomó en un 10%, equivalente a una perdida de $60 mil millones de dólares en un solo día.

La administración Obama se ha enfocado en lograr una solución diplomática al conflicto. En un primer intento, el Secretario de Estado John Kerry encabezó una delegación de ministros de asuntos exteriores en París para reunirse con su contraparte ruso Sergey V. Lavrov. El objetivo de esta reunión fue discutir la situación en Crimea y establecer contacto entre el gobierno interino de ucrania y las autoridades rusas. Sin embargo, este encuentro no se realizó, lo que significó un fracaso en las negociaciones para solucionar la crisis en Ucrania.

Hombres armados han impedido el ingreso a observadores internacionales enviados por Naciones Unidas y la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa, al tiempo que Washington y Bruselas analizan la posible imposición de nuevas sanciones en contra de Moscú, con el objetivo de aislar económicamente a Rusia y forzar la salida de sus tropas de Crimea.

La OEA no intervendrá en Venezuela

La Organización de Estados Americanos sostuvo una reunión extraordinaria el jueves pasado para definir su posición en torno a la crisis política que atraviesa Venezuela. Después de ocho horas de discusión, la delegación venezolana logró conseguir los votos suficientes para impedir que los Estados miembros adoptaran medidas para intervenir en el conflicto, como la convocatoria a una reunión de consulta de cancilleres, el envío de una misión de observación o la redacción de una resolución ante el conflicto.

En los últimos años Venezuela ha logrado aglutinar los votos de los países miembros del ALBA, lo que permitió que no se adoptara ninguna resolución importante y la suspensión de la reunión. La ausencia de un acuerdo evidenció la fractura al interior del foro hemisférico que limita la influencia de la organización en la solución de conflictos regionales.

Reforma económica en China

El primer ministro chino Li Keqiang anunció durante la apertura de la sesión anual de la Asamblea Popular China que las reformas económicas y sociales puestas en marcha en noviembre pasado son la prioridad número del gobierno para este año. Li prometió incrementar la liberalización de las tasas de interés y de algunas industrias estatales en los sectores energético, bancario, telecomunicaciones.

El gobierno chino se ha comprometido a incrementar el papel del mercado al interior de la economía y a mantener el tipo de cambio del renimbi en niveles estables para fortalecer al sector exportador.

El dirigente anunció una previsión de crecimiento de la economía para este año de 7.5% y un incremento en el gasto militar del 12.2%, equivalente a $132 mil millones de dólares. La expansión del presupuesto de defensa es considerada como una señal más de la intención de las autoridades chinas de aumentar su presencia militar en el Pacífico, situación que preocupa a sus vecinos en la región.

Leave a Reply


tres × = 6