Comentarios sobre la Cumbre de Líderes de América del Norte

 

Dra. Jessica De Alba Ulloa, co coordinadora del Grupo de trabajo sobre EE.UU. Coordinadora académica, Escuela de Relaciones Internacionales, Universidad Anáhuac –México Norte

 

La gran mayoría de los comentarios sobre los resultados de la Cumbre van en dos direcciones: aquellos quienes opinan que fue un éxito, normalmente desde la parte gubernamental mexicana y desde luego en la prensa; y por otro lado están quienes no han cejado en las críticas al presidente Barack Obama, por haber pasado más tiempo jugando golf en California, que en la reunión con sus contrapartes de la región.

Si bien es cierto que los acuerdos más importantes no necesariamente se dan a conocer al público, también es cierto que de este tipo de reuniones no se pueden esperar grandes iniciativas que deriven en algo verdaderamente trascendental que impacte a los tres países. Las cumbres en general son solo para estar unas horas, publicar un comunicado conjunto en donde siempre el lenguaje es el mismo y quedar de acuerdo en –al menos– la sede del próximo encuentro. El verdadero trabajo se hace durante todo el resto del año (o años, en este caso, dependiendo de la asiduidad con la que se reúnan los líderes, que dependerá a su vez de qué tan importante se considere que se lleve a cabo el encuentro) y sobre todo, basado en la voluntad política y de todos los agentes involucrados en los diversos procesos.

América del Norte comenzó con el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) hace veinte años. Pero es una relación que se debe seguir trabajando, pese a que los intereses de los tres países han ido cambiando y no es muy claro que se quiera en verdad profundizar la relación –no importa qué tanto se repita este discurso. A favor está que la relación no solo se plantea en términos de los políticos, sino que intervienen muchas fuerzas –principalmente económicas– que nada tienen que ver con estas voluntades y más bien funcionan con una inercia propia. Sin embargo, cuando hay una buena relación entre los líderes, ayuda mucho a que las cosas puedan caminar más aprisa.

En el caso presente, la cuestión está muy clara: Harper ignora, Obama también y a quien le queda empeñarse en hacer que las cosas sucedan es a Peña. Aquí algunas cuestiones que se presentaron en el comunicado conjunto, que se convertirán en resultado o quedarán en retórica:

– Plan Norteamericano de Transporte. Después de veinte años de conflictos con los transportistas en la frontera de México y Estados Unidos, no está claro qué se hará para resolverlos.

– Simplificar procedimientos y armonizar requisitos de información en aduanas para comerciantes y visitantes ¿de verdad? Harper ya dijo que por cuestiones de seguridad nacional, las visas para mexicanos llegaron para quedarse. Tampoco creo que le interese que el trámite sea parecido a la esquizofrenia.

– Educación, piedra angular de las sociedades. Sería muy deseable que estos nuevos ánimos de cooperación en la materia, resulten en la profesionalización de los jóvenes, cuyos beneficios se hagan sentir en los tres países y los talentos no solamente se queden en los países del norte por falta de oportunidades en México.

– El tema energético es de gran importancia. Se pone en paralelo con la gran fuerza que tendría la región si se actuara como bloque ante los demás países y regiones del mundo. Depende de que Canadá y Estados Unidos vean el real valor de una mayor integración en estos ámbitos –más allá del discurso– y por supuesto, de que México se tome en serio eso de ser una potencia media, al igual que Canadá. Para que esto suceda, igualmente se debe trabajar al interior para resolver los problemas que no permiten un mayor crecimiento. El ser parte de América del Norte no es suficiente para su resolución. Esto lleva al siguiente tema:

– Seguridad ciudadana. La retórica de que Estados Unidos trabaja para disminuir el consumo de drogas y detener el tráfico de armas y dinero no se ve reflejada en la realidad. Lo mismo ocurre con el tráfico de personas. Estados Unidos es también el principal consumidor en la materia, según estudios de la UNODC. Las acciones tendrán que ser más contundentes y de antemano se sabe que hablar de seguridad de los ciudadanos, es sencillamente combate al crimen organizado. No se critica, pero sí se cuestionan los pobres resultados obtenidos; tanto a nivel interno en México, como en Estados Unidos.

– Lo mismo aplica para el tema de la agenda global y regional conjunta. Si en un momento se pensó que los tres países tomarían decisiones de política exterior en consenso, pues no. Esto se refiere a la región de Centroamérica y sobre todo por las cuestiones de seguridad que implica. La llamada “cooperación robusta” en Naciones Unidas y otros organismos multilaterales no siempre se presenta y ha sido materia de grandes disgustos entre –principalmente– México y Estados Unidos. Ya de la “promoción de la democracia, los derechos humanos y el respeto por la ley internacional en todo el mundo y en el continente americano”… ni hablar.

Es claro que no se esperaban grandes sorpresas, que no se tuvieron resultados asombrosos, que los líderes de los tres países no son entre sí, sus personas favoritas. Que cada uno tiene a nivel bilateral sus propias relaciones amargas, como el proyecto Keystone XL entre Estados Unidos y Canadá, como el tema del visado entre México y Canadá, como en tema de la seguridad entre Estados Unidos y México (¡y Canadá!).

Lo que queda es esperar que las instituciones funcionen y las afinidades o antipatías personales queden –como debe ser– en segundo plano. Que los dos países del Norte vean que es mejor trabajar unidos que de manera unilateral; y que México haga lo que le corresponde a nivel interno para poder jugar al mismo nivel que los otros socios en lo internacional.

Los puntos de vista de los Asociados y Directivos del Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales (COMEXI) representan únicamente su opinión personal. El COMEXI mantiene una posición neutral e independiente de cualquier opinión o juicio individual. 

2 Responses

  1. Carlos
    Carlos 03/17/2014 at 7:41 pm | | Reply

    Muy buen artículo, gracias.

Leave a Reply


− 4 = dos