Panorama Internacional. Semana del 31 de agosto al 6 de septiembre

Esta semana destacaron en el panorama internacional los constantes esfuerzos de los EEUU para obtener apoyo nacional e internacional para intervenir militarmente en Siria.

A su vez, las revelaciones de Glenn Greenwald respecto al espionaje de la NSA a Enrique Peña Nieto y a Dilma Rousseff desataron reacciones de los gobiernos de Brasil y México.

En el plano económico, los problemas cambiarios en India se reflejaron con las caídas en la producción industrial y en el crecimiento, así como la constante caída del valor de la rupia. Los problemas se extendieron a Pakistán, quien tuvo que solicitar un préstamo de emergencia al FMI.

 

1. Los esfuerzos de EEUU para intervenir en Siria

John Kerry, afirmó que se había utilizado gas sarín en Siria ante el congreso estadounidense. Afirmó que en pruebas de laboratorio habían encontrado rastros del mismo. En conjunto con el presidente Obama, empujó una intensa campaña de promoción a favor de la intervención para evitar sentar un precedente por el uso de armas químicas sin castigo.

1377972249000-AP-Obama-Syria-001El presidente Obama encontró dificultades en convencer a los senadores y representantes del congreso estadounidense de emprender una cruzada armada, pero a mediados de la semana los senadores estadounidensesrefrendaron el apoyo para la intervención en Medio Oriente.

Generando aún más tensión en la zona, Israel y los Estados Unidos condujeron una prueba de misiles en el mediterráneo. Israel declaró que la prueba fue encaminada a asegurar que sus sistemas de defensa en contra de los misiles disparados desde Siria o alguno de sus aliados regionales funcionaran.

A raíz de la campaña de promoción a favor de la invervención militar en Siria, diversos actores internacionales gubernamentales y no gubernamentales se pronunciaron en contra. La Liga Árabe se pronunció a favor de un castigo al régimen Sirio por el uso alegado de armas químicas, pero aclaró que no se apoyaría una intervención sin el consentimiento de la ONU. Asimismo, el ministro de relaciones exteriores de la Federación Rusa, desestimó las pruebas estadounidenses y aclaró que Rusia continuaría bloqueando el uso de la fuerza a través del Consejo de Seguridad de la ONU. La oposición Siria declaró que tenía en su poder pruebas de armas químicas utilizadas en marzo, en un lugar al que no acudieron los inspectores de la ONU debido a un ataque aún más grande el 21 de agosto, que terminó llamando la atención internacional. También el Papa Francisco pidió a los líderes del G20 evitar soluciones militares en Siria.

Siguiendo el rechazo del parlamento inglés a la intervención en Siria, François Hollande comenzó un debate interno para obtener el apoyo nacional hacia la intervención, a pesar que constitucionalmente no requiere autorización parlamentaria para iniciarla. En este mismo sentido también se pronunció el secretario general de la OTAN, Aders Fogh Rasmussen, aclarando que el uso de armas químicas en Siria requiere una reacción firme de la comunidad internacional, pero la OTAN no será la encargada de orquestarla.

La crisis en Siria se introdujo extraoficialmente en la agenda de la reunión del G20, a pesar de no estar incluido en ella.

Al interior de Siria, la crisis humanitaria continuó creciendo, a tal grado que la ONU declaró dos millones de refugiados sirios en los campos del UNHCR. Ante las tensiones, Bashar Assad declaró que la región es un polvorín y que una acción intervencionista podría terminar siendo la chispa de una guerra regional.

Previo a la sesión del G20, Obama continuó con su campaña para obtener apoyo internacional afirmando que ‘el mundo debe actuar en contra de Siria’.  Al mismo tiempo Obama declaró que ‘el mundo ha fijado una línea roja’ sobre el uso de armas químicas y que la comunidad internacional se juega el crédito en Siria.

Durante las reuniones del G20, la mala relación e insultos sutiles entre Obama y Putin acaparó la atención sobre los temas económicos de la agenda. Vladimir Putin afirmó en diversas entrevistas que tener pruebas del uso de armas químicas no es justificación para la intervención estadounidense y que no se excluía de un posible ataque si contara con el aval de la ONU.  Se dirigió a los congresistas estadounidenses afirmando que Kerry mintió y que una intervención sin el aval de la ONU se consideraría un acto de agresión.

Durante la reunión, el Secretario General de la ONU, reafirmó además su posición en contra de la intervención unilateral de los EEUU. Los demás líderes asistentes se dividieron en posturas, pero la mayoría intentó convencer a Obama de no atacar.

 

2.  Espionaje de la NSA a los presidentes de México y Brasil

El pasado fin de semana, Glenn Greenwald, periodista del diario The Guardian, habló en entrevista para la cadena brasileña “Globo” sobre documentos que probaban que la NSA había estado leyendo correos electrónicos de Enrique Peña Nieto y sus colaboradores en junio de 2012, un mes antes de haber sido elegido Presidente.

brazil-conference

 

Greenwald agregó también que los documentos comprueban que se espiaba al entonces candidato

presidencial, pero no se establecía si el espionaje aún continuaba.  A su vez, declaró que la NSA también espiaba a Dilma Rousseff, presidenta

de Brasil, a pesar de no tener contenido específico sobre los correos electrónicos, tal como se tiene sobre Peña Nieto.
La respuesta del gobierno de Brasil fue llamar al Embajador de Estados Unidos para aclarar la situación y queúnicamente aceptaría disculpas por escrito y del mismo Obama. Sorpendió además la dureza de la respuesta a favor de la soberanía brasileña, la cual contrastó inclusive con la de los países europeos cuando se revelaron los datos del espionaje de la NSA

por parte de Snowden.

Durante la Cumbre del G20 en San Petersburgo, el presidente Obama habló con Enrique Peña Nieto y con Dilma Rousseff diciéndoles que “entiende sus preocupaciones y que trabajará con su equipo para resolver la fuente de la tensión”, declaraciones que dejarón aún inconforme a la presidenta de Brasil, quien continuó señalando la responsabilidad directa de Obama en el espionaje.

Por su parte, Enrique Peña Nieto tuvo una respuesta mucho más suave que la de su homóloga brasileña y el resto del los altos funcionarios de ese país. En entrevista, dijo que Obama le había prometido una investigación y castigo a los responsables, en caso de ser ciertas las acusaciones. Peña Nieto intentó superar el tema y prefirió hablar respecto a la asociación estratégica de México con Estados Unidos.

 

3. Continúan problemas económicos en economías emergentes

La desaceleración de la economía China, los cambios en la política de estímulo monetario de la Reserva Federal de los Estados Unidos y los problemas cambiarios en India son algunos de los factores que contribuyen a la disminución de la tracción global que ejercen los países BRIC.

En Indonesia, el déficit en la balanza comercial se disparó a la par de la inflación que alcanzó su nivel más alto en cuatro años. En India, la producción industrial se contrajo por primera vez en cuatro años, con un crecimiento de apenas 4.4% de su economía. La industria automotriz ha sido de las más afectadas, debido a los problemas de tipo de cambio que han frenado la producción.

05rajan-sub-articleLargeEn este país, en medio de los problemas de tipo de cambio de la rupia, hubo un relevo del gobernador del banco central, quien entra con altas expectativas para estabilizar el tipo de cambio.

Los problemas también alcanzaron a Pakistán, en donde los problemas cambiarios crearon una crisis en la balanza de pagos que tuvo que ser aliviada con un préstamo de 6.6 mil millones de dólares
del Fondo Monetario Internacional.

La incertidumbre generada por la posible intervención de los Estados Unidos en Siria podría disparar los precios del petróleo, a pesar de una venta de la reserva estratégica de este país. Esto podría generar aún más problemas de balanza de pagos alrededor del mundo.

Por su parte, China declaró durante la Cumbre del G20 que indudablemente una intervención en Siria afectaría a la economía mundial, destacando el alza del precio del petróleo en 10 dólares por barril y la contracción del crecimiento económico global en 0.25%.

 

Leave a Reply


uno + 5 =