Chinos a México: El turismo del futuro.

chinmex

Carlos Lozano, Asistente de Investigación,  COMEXI

En la reciente Visita de Estado de Xi Jinping a México, se intentó dar un importante relanzamiento a la relación bilateral China – México. China, ahora en su papel de superpotencia mundial, actúa como tal y se comprometió con México, vecino estratégico de la otra superpotencia mundial, a promover la relación bilateral con más de 2 mil millones de dólares para incrementar los intercambios en diversos rubros como el turismo, la cultura, la educación, ciencia y tecnología y la inversión.

El turismo es visto como uno de los más importantes rubros en donde los chinos pueden contribuir a la economía mexicana, pero ¿por qué no ha despegado el turismo chino hacia México? y ¿Qué es necesario hacer?

Desde hace varios años, la Organización Mundial de Turismo ha difundido diversas cifras y proyecciones que ubican a los turistas emisores chinos (los chinos residentes en china que viajan al extranjero) como el principal mercado chino al exterior del mundo. Los años han pasado y las previsiones se han alcanzado y en ocasiones superado. La más reciente proyecta 400 millones de viajes al extranjero de chinos.

México ha mencionado que pretende convertirse en un importante polo de atracción de turistas chinos. Pero estas buenas intenciones gubernamentales han estado presentes por años pero no se ha logrado atraer a un importante número a México.

En este sentido cabe la pregunta de por qué ha fracasado su atracción a México. La respuesta es multifactorial pero puede ser resumida en 4 principales rubros:

En primer lugar, la baja atractividad de México para el turista chino. Hay que tener muy en claro que los mercados receptores de turismo internacional (sobre todo de ocio) se generan a raíz de un mercado emisor: una sociedad industrial o post-industrial que cuenten ingresos excedentes y tiempo libre. Por ello, la oferta de los servicios está diseñada teniendo en mente un comprador específico con necesidades y comportamientos particulares. En el caso de México, nuestros destinos turísticos internacionales de ocio fueron diseñados para atender a los estadounidenses. Nos adaptamos a su calendario de trabajo y vacaciones, a sus necesidades para realizar negocios o atender sus problemas de salud. Desde los pueblos de dentistas y las comunidades de snowbirds en la frontera norte, pasando por los destinos de sol y playa (primero Acapulco a mediados del siglo XX y después la Riviera Maya), la oferta de productos y servicios está diseñada para sus gustos, tiempos y preferencias, por lo que estamos completamente desvinculados con la sociedad china y por tanto no les somos atractivos.

Existen diversos ejemplos pero uno de los más emblemáticos es el hecho que los chinos prefieren exponerse lo menos posible al sol. En su cultura los bronceados son considerados de mal gusto o de niveles socioeconómicos inferiores. Un agricultor pasaría largo tiempo en el campo bronceándose mientras trabaja, mientras una persona de clase alta vive dentro de su palacio. En la cultura occidental el bronceado es considerado un símbolo de buen gusto y del tiempo libre de ocio derivado de una buena vida. Desde su introducción al mundo de la moda por Gabrielle Bonheur Chanel (mejor conocida como Coco Chanel) en Francia de inicios del siglo XX, quedó claro que los que están muy blancos son los obreros que no salen de las fábricas. Ya que muchos chinos viajan al exterior para incrementar su estatus social, no tiene sentido para ellos viajar para broncearse o exponerse al sol. Los escasos chinos (y asiáticos) en nuestros destinos de playa son fácilmente identificables porque no andan en trajes de baño y le huyen a la exposición solar.

En segundo lugar se encuentra la falta de una política unificada y coherente entre el sector privado y público mexicano. ¿Qué es lo que queremos vender en China? y ¿Cómo lo vamos a vender? Esto se deriva de la falta de una coherencia de los sectores privados y públicos a la hora de crear productos y promoverlos. No tiene sentido promover a México si no existen servicios y productos adecuados para este mercado. El sector público no opera ningún servicio o producto, por lo que su labor es limitada en ese aspecto y debe ser el sector privado quien realice los mayores esfuerzos en coordinación con el sector público para maximizar la efectividad de sus acciones. Los chinos no quieren viajar para estar en la playa o en el sol, por lo que promover las playas o zonas costeras/naturales de México les será poco atractivo. Por otro lado, tampoco tiene sentido crear productos para chinos que no sean promovidos en el país asiático. En ese sentido, los empresarios tienen pocos incentivos para adaptar sus productos existentes para el mercado asiático si no existen viajeros interesados. Desde el punto de vista de negocios, las inversiones en productos y no se amortizan a menos que exista un flujo de efectivo provisto por los turistas, ahora inexistente. Son varios los casos de empresarios que contrataron cocineros chinos y/o guías con manejo del idioma chino, pero la ola de turistas nunca les llegó obligándolos a despedirlos y cancelar sus programas de orientalización. La coordinación es fundamental para la viabilidad de sus planes de negocio.

En tercer lugar encontramos el desconocimiento general de México. La mayor parte de los chinos no ubica a México siquiera en un mapa. No identifica elementos elementales de su cultura o historia (no conocen la conquista) y/o en general no conocen nada de él. Considerando que en términos de psicología el deseo se deriva de lo que se conoce (no se puede desear lo que  no se conoce) es imprescindible exponer a nuestro país en China así como miles de personas viajan a Nueva York y Los Ángeles porque son lugares que han visto en películas o series de TV. Su gran pasión por las compras también es hacia las marcas occidentales que les otorgan estatus y acercamiento a lo no-chino, lo que desean por haber sido expuesto a ello de forma positiva.

Hay otros factores en México que individualmente no impiden la atracción de turistas chinos, pero sí en su conjunto: Hablamos de las grandes diferencias de idioma, la carencia de guías e intérpretes, algunas diferencias culturales desagradables para los mexicanos (sorber estruendosamente o las diferencias en costumbres higiénicas), discriminación, miedo y/o rechazo a los chinos por considerarlos comerciantes predatorios (ejemplos de esto son el tajante rechazo al Dragon Mart, el temor al plagio y/o reproducción masiva de la artesanía mexicana y el rumor de la industrialización e importación de nopal chino) y finalmente la distancia y  poca conectividad aérea combinada con el asunto de las visas y la imposibilidad de comprar moneda mexicana en China (es ilegal por disposición de su banco central).

Entonces, ¿Qué tenemos que hacer para atraer turistas chinos a México? Trabajar en estos cuatro puntos: Posicionar a México como un país importante. Hay que creérnosla, exportar nuestra cultura, modo de vida, ideas y costumbres con orgullo y sin intermediarios al mundo. Hay que estar presentes positivamente y darnos a desear en la mentalidad china. Hay que volvernos más atractivos para ellos, ponernos de acuerdo en una imagen, oferta y productos que les sean atractivos en concordancia con lo realmente somos y con lo que esperan de nosotros y de sus viajes y facilitar la comunicación con más interpretes e inteligencia cultural.

6 Responses

  1. Hoteles Todo Incluido en Cancun

    Francamente dudo que algún día México pueda darle una estancia de calidad a un Chino, si bien es cierto que miles de Chinos hablan inglés, la barrera del idioma es muy difícil de superar, su escritura es de las más difíciles de aprender, en fin, esperemos que esto beneficie a México. 😉

  2. Mary G.
    Mary G. 08/23/2013 at 7:18 pm | | Reply

    Considero que México cada día va creciendo en turismo es importante que promocionemos más nuestros sitios turísticos que son muchisimos, yo recomiendo muchos lugares para todos los extranjeros (chinos, ingleses, franceses, brasileños, etc.) que deseen aventurarse en la inmensidad del territorio mexicano, que no sólo se guíen por las playas (que es lo más conocido) ni por las ciudades “grandes” (DF, Monterrey) sino a los que son considerados estandartes de cultura arquitectónica, gastronómica y prehispánica. Yo considero a Puebla el mejor estado para conocer, tiene de todo, desde comida conocida internacionalmente como el mole, bebidas de los dioses como el pulque y pirámides como la de Cholula, hay una variedad enorme de hoteles en Puebla en los que sirven también como asesores turísticos, reserven uno de cadena y tendrán todo a la mano.

  3. Estela
    Estela 10/16/2013 at 4:28 pm | | Reply

    El turismo mexicano cada día va creciendo y es una gran idea comenzar a captar el mercado que va en ascenso, en un futuro no muy lejano los idiomas que se van a hablar en todo el mundo serán el español y el chino (mandarín), entonces considero una buena estrategia sumar esfuerzos entre ambas naciones. Las naciones asiáticas ven a México como una buena inversión turística, yo viajo mucho a León Guanajuato y veo como muchos asiáticos realizan negocios ahí, hay también muchos turistas pero muchos inversionistas de Asia.

  4. Hotel in Managua
    Hotel in Managua 10/17/2013 at 6:11 pm | | Reply

    considero que mexico cada dia crese lo que le ase falta es trabajar en
    la baja atractividad de México para el turista chino, la falta de una política unificada y coherente entre el sector privado y público mexicano,
    el desconocimiento general de México, y tendremos fuertes resultados

Leave a Reply


7 − siete =