II Conferencia Global sobre Agricultura, Seguridad Alimentaria y Cambio Climático

El aumento desproporcional de la población mundial, la reducción de aéreas de cultivo y la volatilidad del cambio climático obligan a preguntarse: ¿Cómo alimentar a 9  mil millones de personas en el 2050?

De acuerdo a Hunger for Action,  para lograrlo es necesario que la producción mundial se  incremente al menos en un 70% para el 2050, por ello es de vital importancia reducir el cambio climático, ya que  sin medidas paliativas se  provocaría una reducción de  los cultivos alimentarios mundiales  hasta  de un 16 %. Es probable que la volatilidad de los precios y la producción siga aumentando a medida que el clima extremo continúe, afectando y poniendo en riesgo los medios de subsistencia y la seguridad alimentaria. El sector agricultura, incluidas la pesca y la silvicultura, ha sido un factor contribuyente al cambio climático; sin embargo,  un sector agrícola bien llevado puede  ser la solución al problema.

La segunda Conferencia Global sobre Agricultura, Seguridad Alimentaria y Cambio Climático, organizada conjuntamente por los gobiernos de Vietnam y los Países Bajos en estrecha colaboración con el Banco Mundial y con la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) tuvo lugar del 3 al 7 de septiembre en Hanoi (Vietnam). Con el tema «Hambre de Acción». Se espera que los resultados de la conferencia contribuyan a la siguiente ronda de negociaciones de las Naciones Unidas sobre el cambio climático que se celebrará en noviembre en Doha (Qatar).

Los objetivos principales de la Conferencia fueron:

1.       Determinar estrategias efectivas y prácticas para aumentar la escala de la aplicación de Climate- smart Agriculture (CSA) como motor de desarrollo sustentable y el crecimiento ecológico y compartir información, experiencias y buenas prácticas entre los actores públicos, privados y civiles.

2.       Incorporar la CSA en los objetivos de desarrollo más amplios

3.       Determinar controles  y limitaciones de desarrollo CSA, con un enfoque particular sobre las prioridades para mejorar el entorno propicio y para aumentar la inversión privada en la agricultura y el desarrollo rural en todos los niveles y escalas a través de la cadena de valor.

4.       Promover una propuesta de reforma , incluyendo la mejora del vínculo entre la agricultura y la silvicultura

5.       Hacer un balance de la aplicación del CSA desde noviembre de 2010.

“Climate- smart Agriculture”, propone una ruta hacia una economía verde y reducción de carbono mediante un crecimiento del sector agrícola, fundamental para la reducción de pobreza, crecimiento económico y un desarrollo sustentable mediante un proceso de triple ganancia que consiste en lograr: adaptación o resilencia, mitigación y seguridad alimentaria. Una buena implementación del Climate-smart Agriculture será la herramienta más poderosa para reducir el hambre y la pobreza, temas con una gran  relevancia mundial contenidos dentro del marco de los ocho Objetivos de Desarrollo del Milenio de la ONU.

 ¿Cuál es la agenda en México?

En México se ha implementado el Programa Especial de Cambio Climático y el Proyecto Estratégico para la Seguridad Alimentaria; el primero enfocado mayormente a la mitigación del cambio climático. El Proyecto, por su parte, se enfoca tan solo en la cuestión de seguridad alimentaria. México asume el objetivo indicativo o meta aspiracional de reducir en un 50% sus emisiones de GEI al 2050, en relación con las emitidas en el año 2000. México aspira así a contribuir a un posible escenario de estabilización de las concentraciones de GEI en la atmósfera, a un nivel no superior a 450 partes por millón de bióxido de carbono equivalente (CO2e). Sin embargo, dado que México emite sólo 1.6% de las emisiones totales del planeta, los avances en el ámbito de la mitigación tendrán muy poco efecto global si no se enmarcan en una acción cooperativa multilateral, equitativa y de gran escala, donde cada país comprometa su mejor esfuerzo.

El Proyecto Estratégico para la Seguridad Alimentaria (PESA) busca fomentar el bienestar y el bien común de los individuos y sus comunidades rurales a través de tres acciones: El apoyo a las comunidades en el fortalecimiento de su autogestión; la operación y consolidación de proyectos para dar una respuesta estructurada y contundente a las necesidades de las familias rurales de comunidades de alta marginación; la consolidación de instituciones y agentes locales que, asociados y en contribución con los tres niveles de gobierno, promuevan un modelo de comunidades rurales con enfoque de desarrollo sustentable, el cual logre un mayor nivel de seguridad alimentaria y de combate a la pobreza.

El pasado 10 de julio México pasó a ocupar el trigésimo lugar entre 105 países en materia de seguridad alimentaria, y el tercero entre las naciones de ingreso medio superior, según el Índice Global de Seguridad Alimentaria (GFS) lo que refleja los logros del esfuerzo por  el cumplimiento de los Objetivos del Milenio;  sin embargo, aún no es suficiente, y es necesario trabajar de forma ardua en los temas internacionales relacionados con el desarrollo.

*Con la colaboración de Adriana García Escobar

Leave a Reply


nueve − = 8